Un grupo de jóvenes chilenos pensó en la idea de fabricar pesas (como las que hay en los gimnasios) a partir de botellas de plástico.

Lift tiene como objetivo en el mediano plazo crear un kit 100% de plástico reciclado. Es decir, que no se use ningún tipo de metal; ni para la barra, ni para las tuercas que soportan los discos.

Significa la reutilización de una gran cantidad de plástico, es decir, un kit Lift pesa 10 kilos, y para su elaboración se necesitan 220 botellas plásticas de 2 litros.